¡¡ADARLALATA!! Carrillera de Cerdo Escabechada

La ciudad de León, antigua capital del Reino de León, conserva aún indelebles muestras de su grandeza histórica en incontables monumentos que recuerdan su glorioso pasado.

La Plaza de las Torres de Omaña está en el corazón del Barrio Romántico o del Cid, en León. A caballo entre la Pulchra Leonina (La Catedral de León) y la Basílica de San Isidoro, muy cerca de la Iglesia de Santa Marina la Real. Un lugar emblemático, sin duda.

En esta plaza encontramos la Casa-Palacio del Cardenal Lorenzana, construido en el siglo XVIII, con sabores renacentistas. Se levantó en el solar donde antes tenían su casa los Omañas. Don Francisco Antonio de Lorenzana fue uno de los leoneses más ilustres de todos los tiempos. Obispo de Plasencia a los 27 años, arzobispo de Méjico, vicario general en Toledo, abad mitrado, canciller mayor de Castilla, consejero de Estado, preceptor de infantes, arzobispo de Toledo, primado de España y por fin cardenal primado.

En el escudo de armas podemos observar: dos leones sedentes con bordura de ocho eslabones, en referencia al fundador mítico del linaje: Lorenzo Gutierrez (hijo de Gutierre de Osorio, pariente del rey Alfonso II el casto), vencedor de vikingos en Clunia (Coruña 844) y moros en Clavijo (Albelda 859) al servicio de Ramiro I y Ordoño I.

En contraste, encontramos el Arco Viajero. Monumental escultura diseñada por la artista holandesa Corinne Van Bergen, quien entre 1998 y 2002 participó en el proyecto “El espacio inventado”, promovido por la Galería Tráfico de Arte, con el objetivo de difundir el arte público. La pieza representa una puerta arco que anuncia un tiempo nuevo, sin límites ni fronteras, y supone un nuevo hito referencial al Camino de Santiago en el espacio urbano leonés. El tránsito que implica el Camino aparece simbolizado en la disposición de los dos enormes pilares, que sugieren, frente al estatismo propio de la pieza, un cierto movimiento o desplazamiento lento del arco por la superficie de la plaza.

Restaurante La JoujaY al lado de lo antiguo y lo moderno, sumergido entre las calles del barrio Romántico de la ciudad de León, encontramos un lugar de referencia dentro de la gastronomía leonesa en lo que a tapas se refiere: La Jouja. Destaca este lugar por su cocina en miniatura, en la que utiliza los platos típicos de la gastronomía llevados a un bocado. Mercedes, a los mandos de los fogones, es una auténtica especialista de la cocina leonesa.

La Jouja nos presenta una tapa sabrosa y con una exquisita presentación al cliente: ¡¡Adarlalata!! (Carrillera de Cerdo Escabechada).

Ingredientes (para 4 tapas):
-500 gr. de Carrillera de Cerdo.
-2 Zanahorias.
-2 Puerros de Sahagún.
-4 Dientes de Ajo.
-2 Hojas de Laurel.
-6 Granos de Pimienta Negra.
-300 cl. de Vino Blanco.
-300 cl. de Vinagre.
-300 cl. de Aceite de Oliva Virgen.
-Sal: al gusto.

Adarlalata Carrillera de Cerdo Escabechada - La JoujaElaboración:
Escabechamos las carrilleras sofriéndolas primero en el aceite. Una vez sofritas, añadimos el vino, el vinagre, el laurel y los granos de pimienta. Lo mantenemos a fuego muy lento durante unas dos horas y media.

Cortamos el puerro y la zanahoria en bastones. Los escabechamos a parte, de la misma forma que las carrilleras, añadiendo los dientes de ajo con piel. Lo tenemos unos 15 minutos a fuego lento para que quede un poco duro (tampoco demasiado duro).

Mercedes nos presenta este plato como veis en la foto. En una lata muy chula. Corta la carrillera en dados y los pone en el fondo de la lata, al lado un diente de ajo y encima las verduras. Pone como adorno unos frutos de granada y salsea con el escabeche de la verdura.

Una tapa sensacional!!

Podéis acercaros a probarla acompañada de un vino de nuestra tierra en La Jauja, Plaza de las Torres de Omaña, en León. Estarán encantados de atenderos.

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario